¿En qué consiste la Prueba de Estrés Oxidativo?

La prueba de estrés oxidativo es una prueba no invasiva en la que, a partir de una muestra de orina, se determina el nivel de oxidación del organismo para tomar las acciones correctivas necesarias.

prueba oxidación

Los antioxidantes, los radicales libres y el estrés oxidativo.

Los antioxidantes son moléculas que nos ayudan a prevenir alteraciones en nuestro organismo, principalmente las relacionadas con el envejecimiento. Son sustancias que evitan la oxidación (compuestos o reacciones que impiden la formación de peróxidos).

Los radicales libres son compuestos químicos muy reactivos e inestables capaces de generar daños importantes en la célula. Se caracterizan por tener un electrón libre que deben donar o parear. Para simplificar, podemos decir que oxidan una parte de nuestro organismo, destruyendo su estructura o alterando su función.

Tanto en uno como en el otro, el componente común es el oxígeno. Elemento químico fundamental para la vida que sin el equilibrio adecuado de algunas moléculas (especies reactivas del oxígeno o los llamados peróxidos) nos envejece.

Cuando existe un desequilibrio entre los agentes oxidantes y la respuesta antioxidante de la célula, se denomina estrés oxidativo, es decir que la capacidad defensiva del organismo ante los agentes que nos oxidan o envejecen se ve limitada.

El nivel de oxidación se mide con una prueba no invasiva que nos revela cuan alterado esta nuestro organismo y  actuar con precisión.

¿Qué causa estrés oxidativo?

  • Agentes tóxicos como insecticidas, pesticidas, agro químicos, el uso indiscriminado de algunos fármacos, la contaminación ambiental, entre otros que analizamos con detalle.
  • El estrés intenso y mantenido en el tiempo agota nuestros anti oxidantes.
  • La nutrición desequilibrada que producen déficit de vitaminas y de minerales que intervienen en reacciones químicas enzimáticas.
  • La mala calidad de sueño y descanso.

prueba oxidacion

¿Cómo solucionarlo? 

  • Es fundamental modificar nuestros hábitos y rutinas para disminuir el impacto del estrés diario:  mejorar o incluír periodos de relajación y descanso.
  • Incluir una actividad física moderada.
  • Mejorar la calidad de los alimentos para aportar nutrientes de calidad y en la cantidad adecuada.
  • En casos puntuales incluimos dosis elevadas de antioxidantes en forma de suplementos.