El Pensamiento Modifica la Salud

Que nuestra actitud y capacidad de adaptación, que el Pensamiento  Modifica la Salud es una de las simples conclusiones que uno puede obtener de las investigaciones que ha desarrollado el doctor Bruce Lipton.

Bruce Lipton, es doctor en Biología Celular, una de las principales y más controvertidas voces en la nueva biología, que es contraria al paradigma darwinista y partidaria de que el entorno y la cooperación (tesis de Lamarck) y no los genes son el auténtico motor de la vida, lo que quiere decir que no somos víctimas de nuestra herencia genética, somos producto de la capacidad que desarrollemos para  adaptarnos y existir en nuestro entorno, por más adverso que sea.  Es autor del best seller “La biología de la Creencia” y ganador del premio GOI de la Paz en el 2009.

Despues de siglos de desmitificación y devalorización de la sensibilidad, de la intuición, del pensamiento no racional,  ya sea masculino o femenino, (en los primeros ni pensar que lo pueden tener y en nosotras llamado brujeria)  descubrir científicamente  que nuestra biología se estructura a partir de la actitud, del pensamiento, de la intención y a partir de ahí de una compleja red de cooperaciones y no de competencias, es un cambio de paradigma tan abrupto que, por lo menos a mi, me da vertigo.

Las investigaciones del Dr. Lipton demuestran que somos responsables de nuestra vida, ya no hay a quien echar la culpa, es nuestra actitud, sistema de creencias, nuestra intención y los hábitos que creamos a su alrededor para protegerlos lo que determina nuestro estado de bienestar.

En La Asociación Ser Integral hablamos de la necesidad de modificar hábitos y rutinas, no nos cansamos de repetirlo, conozcamos nuestros patrones de comportamiento y desde ahí empecemos a mejorar nuestra salud. Somos dueño de nuestra salud.

Las Preguntas Fundamentales

  1. ¿Dónde y en qué momento se originan nuestros patrones de comportamiento?
  2. ¿A quién o qué benefician estos comportamientos y actitudes?
  3. ¿Por qué los mantenemos, aun sabiendo que no son beneficiosos?
  4. ¿Estas decidido  a asumir la responsabilidad que te corresponde y cambiar?

Si lográramos dar respuesta a estas preguntas podríamos actuar sobre el origen, sobre la causa y desde ahí entonces podríamos empezar a modificar nuestro sistema de comportamiento y por tanto nuestra salud y bienestar se vería beneficiado.

Actuaríamos desde la convicción y actuaríamos con efectividad. Cambiar nuestra alimentación sería no solo un acto mecánico basado en cambiar la calidad de los alimentos (que es importante) si no la actitud que tenemos en cada momento que ingerimos el alimento, como combustible para el funcionamiento de la maquinaria.

Os invitamos a reflexionar, investigar, sentir  y compartir comentarios… Todos y todas  estamos des – aprendiendo, para aprender que el poder sobre nuestras vidas y la calidad de ella puede ser alto.

About the autor:

Deje su comentario

Los datos de carácter personal que nos facilite mediante este formulario quedarán registrados en un fichero de Carlos Augusto Morales Martín, con la finalidad de gestionar los comentarios que realizas en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu consentimiento expreso para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario, descritas en la política de privacidad. Puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición en Avenida Soledad Vega Ortiz 149 2ºB - 10450 Jarandilla de la Vera - Cáceres, España.

Acepto la política de privacidad, así como la inclusión de datos en un fichero de titularidad de Carlos Augusto Morales Martín con la finalidad de atender mi solicitud. *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.